Comparte esta noticia:

Entrevistamos a Elena Furiase, que nos cuenta cómo es su vida actualmente y su opinión de Andalucía, tierra que visita a menudo y que siente como suya

Elena Furiase

¿Cómo es tu vida con 29 años? ¿Cómo esperabas?

Pues la verdad es que no. Siempre pensé que a esta edad ya estaría casada, o con un novio formal, o con hijos incluso. Tengo una vida que no me puedo quejar, tengo salud, hago lo que quiero, disfruto de mi gente, tengo una familia que no me puedo quejar y un trabajo que me encanta.

Centrándonos en el trabajo, ¿qué significa para ti ahora mismo Poveda?

Ha sido una película con la que he disfrutado muchísimo, con un equipo con el que ya había trabajado y volvería a hacerlo. Es una película que me ha dado muchas satisfacciones, y es como un bomboncito que tengo guardado.

¿Está funcionando bien?

Está funcionando muy bien por toda España, se ha llevado por parte del extranjero, y es una película que aún siendo de temática religiosa, llena mucho y tiene mucha vida, es muy humana y la verdad es que ha sido una sorpresa para todos.

Has hecho de todo, ¿con qué te quedas: con teatro, cine, televisión…?

La verdad es que no podría elegir. El cine me gusta mucho, la tele es muy llevadera y te da una estabilidad económica y mental muy buena, y se aprende mucho en la televisión. Y el teatro, lógicamente es la prueba de fuego, es lo que te mantiene a flote, porque es lo más difícil y cuando haces teatro te crees que lo puedes hacer todo. Es lo más sacrificado.

¿Qué planes tienes para este año?

Tengo muchas ganas de volver al teatro. Hay una idea para volver y no puedo decir nada porque estamos viendo si sale.

También tengo muchas ganas de volver a la tele, de hecho ya he vuelto con ‘Qué fue?’ de Jorge Sanz, que ya se puede ver en Canal +. Y todavía sigue dando vueltas la película Soledad, que hice justo después de Poveda.

Tienes una vinculación muy especial con Andalucía, a través de tu abuela, de Jerez de la Frontera. ¿Tienes muchos recuerdos?

Tengo recuerdos, pero además ahora de mayor voy bastante a Jerez, tengo allí muchos amigos y visito mucho la casa de mi abuela. De pequeña no iba tanto porque mi abuela ya no iba mucho, pero ahora sí voy.

¿Tienes algún consejo de tu madre o abuela que siempre hayas seguido?

Pues hay una cosa que me dice mi madre, porque se lo decía mi abuela, y es “si no quieres que te mientan, no preguntes”. Y eso te lo puedes atribuir a todo, hay veces en la vida que uno quiere saber más y más, estar en todas partes… y esa curiosidad… Por eso me dicen eso, haz tu vida y de lo que tengas que enterarte te enterarás y de lo que no, es porque no te incumbe.

¿Qué es lo que más te gusta de Andalucía?

La gente. Son especiales, tienen algo distinto, una manera de vivir y de sentir… diferente. Yo me siento muy andaluza muchas veces en mi manera de ser, y en la manera que tenemos de vivir en casa. Todos los veranos y vacaciones me he ido al norte, que me encanta, al levante que también lo disfruto mucho… pero como en el sur…

¿Tienes algún ramalazo andaluz?

La manera de hablar. No porque tenga acento, que no lo tengo, pero sí uso muchas frases hechas que usamos en casa y son andaluzas.