Comparte esta noticia:
AI-atentado_bruselas La presidenta de la Junta expresa su convencimiento de que “la intolerancia jamás ganará a la democracia”, y ha mostrado su solidaridad en nombre de los andaluces por lo ocurrido en Bruselas

AI-atentado_bruselas

 La presidenta de la Junta expresa su convencimiento de que “la intolerancia jamás ganará a la democracia”, y ha mostrado su solidaridad en nombre de los andaluces por lo ocurrido en Bruselas

  

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha remitido un telegrama al embajador de Bélgica en España, Pierre Labouverie, para transmitirle las condolencias y solidaridad en nombre de los andaluces por los atentados terroristas ocurridos en Bruselas. En el telegrama, Susana Díaz le transmite al embajador su “mayor muestra de solidaridad, la de mi Gobierno y la de todos los andaluces ante los hechos ocurridos en su país”.

Asimismo, la presidenta de la Junta expresa sus condolencias al Gobierno belga y a los familiares de las víctimas, así como su “apoyo y deseos de recuperación” a los heridos.

“Quiero que sepa que todas las instituciones y ciudadanos belgas tienen el apoyo y afecto de todos los andaluces en estas circunstancias”, indica Díaz en el telegrama.

La presidenta de la Junta ha mostrado igualmente, en su cuenta personal de Twitter, su consternación por los atentados y “solidaridad con las víctimas y el pueblo belga”, al tiempo que ha remarcado su convencimiento de que “la intolerancia jamás ganará a la democracia”.

Por su parte, el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez, ha expresado la “repulsa contundente” del Ejecutivo autonómico por los atentados terroristas acaecidos en Bruselas (Bélgica) y ha transmitido la solidaridad de Andalucía “con el pueblo belga, muy especialmente con las víctimas y sus familias”.

Vázquez ha considerado que la “pérdida de vidas inocentes a manos de terroristas” es “deleznable y execrable”. Frente a ello, ha defendido que el “terror no va a doblegar nunca a la democracia”, al tiempo que ha apelado a la “unidad de todos” por una convivencia “pacífica y democrática”.