Comparte esta noticia:
AI-28F_en_madrid La presidenta de la Junta ha defendido los principios de convivencia recogidos en la Constitución y reivindica el 28F por hacer posible la igualdad, en un acto que ha tenido lugar en el Teatro de la Latina y se ha dedicado al cine andaluz

AI-28F_en_madrid
 La presidenta de la Junta ha defendido los principios de convivencia recogidos en la Constitución y reivindica el 28F por hacer posible la igualdad, en un acto que ha tenido lugar en el Teatro de la Latina y se ha dedicado al cine andaluz

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha defendido que “en la Constitución están los principios que sostienen nuestra convivencia”, los que permiten “un sentimiento compartido de patria” y a los que “no podemos renunciar con la excusa de dar satisfacción a egoísmos y particularismos”, al tiempo que ha reivindicado el papel de Andalucía desde el 28 de Febrero de 1980 al abrir “la puerta a la igualdad” de todos los territorios.

En su intervención en la conmemoración del Día de Andalucía en Madrid, Susana Díaz  ha dicho que “es la Constitución la que da sentido a este proyecto común que es España y la que nos hace iguales y ha defendido que la carta magna “era y es de todos; no es una ideología, sino el espacio común en el que caben todas las ideologías siempre que respeten sus reglas”.

A su juicio, cambiar la carta magna “es posible, e incluso deseable, pero reformar no puede suponer pasos atrás para convertir lo que nos enriquece, que es ser diverso, en discriminaciones entre unos y otros, en fracturar la soberanía o en cuestionar y menospreciar nuestro Estado de derecho”. En este sentido, ha apostado por el “proyecto común” de España, que “tiene presente y que tiene que tener un futuro más esperanzador”.

Por ello, ha apostado por debatir una reforma de la Constitución, desde “el consenso, el diálogo y el respeto a la diversidad”, respetando las premisas de la unidad de España y la igualdad de toda la ciudadanía.

Asimismo, ha descartado que la causa de “las injusticias y los retrocesos sociales” se encuentre en el marco constitucional, y ha subrayado que lo necesario es “luchar contra este estado de cosas y cambiar lo que sea necesario cambiar”.

Sin embargo, la presidenta andaluza ha advertido del “retroceso” que supondría “convertir la diversidad enriquecedora en desigualdad discriminatoria, fracturar la soberanía o menospreciar el Estado de Derecho”.

Ha puesto como ejemplo el papel histórico de Andalucía, que reivindicó con intensas movilizaciones en 1977 y en 1980 mediante referéndum, de forma “pacífica y democrática”, “algo tan elemental como el derecho a la igualdad”, cambiando así la historia de la comunidad y de España y abriendo la puerta a la actual configuración del modelo autonómico.

Susana Díaz ha dejado claro que “en lo que de mí dependa, no dejaré que Andalucía dé pasos atrás ni se rompa la igualdad de oportunidades, porque el modelo de la insolidaridad y la desigualdad, de los españoles de primera y de segunda, de los privilegios y desigualdades” es ya “historia” porque “lo consiguió Andalucía el 28 de Febrero”.

Los logros de la autonomía

Aunque la presidenta ha rechazado los triunfalismos, porque “Andalucía sigue teniendo problemas, el principal de ellos el desempleo”, sí ha defendido que “la autonomía ha conseguido grandes cosas” en Andalucía.

Entre estos logros, ha citado las diez universidades públicas, once parques tecnológicos, la creación de uno de cada cuatro empleos en España, más que en Madrid y Cataluña juntas; la vanguardia en la sanidad pública, donde Andalucía es referente en investigación y trasplantes de órganos; el crecimiento del 80% en las exportaciones; la educación pública, a la que dedica el porcentaje más alto del PIB en España o el compromiso en la lucha contra los desahucios.

La celebración del Día de Andalucía en Madrid, que ha tenido lugar en el Teatro de La Latina, se ha dedicado este año al cine andaluz y ha contado con la participación de representantes de la industria cinematográfica de la comunidad.

En el transcurso del mismo, se ha homenajeado a la directora de cine Josefina Molina; a la actriz Natalia de Molina, y al guionista Rafael Cobos, entre otros. Igualmente, se ha distinguido a andaluces socios de las Casas de Andalucía, como Pablo Barragán de la Casa Córdoba y María del Carmen Sánchez de la Casa Valdemoro.