Comparte esta noticia:
casazaragoza_cruzmayoDurante el 27 y 28 de mayo, la Casa de Andalucía en Zaragoza no faltó a su tradicional cita con la celebración de la Cruz de Mayo. Los asistentes al evento cantaron y bailaron junto a la cruz gracias a la música del grupo ‘Nostalgia Andaluza’

Durante dos días, los socios de la casa disfrutaron de la fiesta

casazaragoza_cruzmayoLa Casa de Andalucía en Zaragoza celebra cada año la festividad de la Cruz de Mayo, aunque su día el 3 de dicho mes, suele estar inmersa en la Feria de Andalucía que siempre coincide en estas fechas, no deja pasar la oportunidad de celebrar esta fiesta tan andaluza y aunque con retraso lo hizo los días 27 y 28 de Mayo.

Los socios de la Casa de Andalucía en Zaragoza fueron los encargados de la instalación de la cruz en el patio de la Casa. Los claveles rojos y blancos fueron los que dieron forma a la cruz. Al pie de la misma se ubicaron grandes macetones, centros de flores y otros adornos, sobre un fondo color albero con encajes de color blanco. No faltaron tampoco los farolillos en todo el patio.

A las 20.30 horas del viernes 27, el responsable de Cultura y Comunicación de la Casa de Andalucía explicó el por qué de la celebración de la Cruz de Mayo, argumentando que existen pedazos de la verdadera Cruz de Cristo en iglesias de Mérida, Guadix y en la de Santo Torivio de Liébana en Cantabria.

En Andalucía, en los cármenes granadinos lucen las cruces de mayo desde tiempos ancestrales y es en Córdoba y su provincia donde esta celebración adquiere su máxima expresión, y se canta y se baila al pie de la Cruz. Así se hizo en Zaragoza con la actuación del Grupo ‘Nostalgia Andaluza’ al que, para bailar, se le sumaron muchos de los presentes en este acto. El grupo interpretó sevillanas, rumbas y pasodobles, y finalizó con una salve rociera.

Acompañó a los socios y amigos de la entidad Joaquín Estarelles, Asesor de Alcaldía y encargado de las Casa Regionales en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Al día siguiente, sábado, de nuevo ante la Cruz de Mayo se celebró otra jornada de fiesta, rebosante de la sana alegría del sur.