Comparte esta noticia:
El vicepresidente de la Junta, Jiménez Barrios,  asegura que se ha realizado un “amplio trabajo de análisis” para mejorar y aumentar los servicios y prestaciones que se ofrecen a este colectivo

El vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia y Administración Local, Manuel Jiménez Barrios, ha anunciado que la Junta se encuentra en la fase final de elaboración de la ‘Estrategia Integral para los Andaluces Retornados’, “tras un amplio trabajo de análisis y valoración”. En comisión parlamentaria, ha explicado que la Junta está prestando “especial atención a la elaboración” de este instrumento “orientado a facilitar la planificación y coordinación de todas las políticas de la Administración autonómica en materia de emigración de retorno y con ello, mejorar y aumentar tanto el volumen como la eficiencia de los servicios y prestaciones que ya se garantizan a las personas andaluzas emigrantes que deciden volver a su comunidad”.

En este sentido, ha destacado que este colectivo ha aumentado en los últimos años. Así, ha señalado que, mientras que en 2009 retornaron a Andalucía desde el extranjero 2.991 personas, en 2014, la cifra ha ascendido a 4.469, y a 5.656 en 2015. De manera conjunta, ha subrayado que, en los últimos diez años (2006-2015) han fijado su residencia en Andalucía 38.780 personas que han retornado desde el extranjero.

A este respecto, ha indicado que la mayoría de quienes regresaron en 2015 se encuentran dentro de la categoría de población activa. En concreto, ha apuntado que 2.142 personas, más de un tercio del total de retornados (38%), se encuentran ubicadas en el intervalo de edad entre 26 y 45 años, un dato algo superior al 32% del año 2014. Según ha indicado, se trata de “una valiosa información, que justifica determinadas actuaciones que se están poniendo en marcha dirigidas a esta población retornada con el fin de que vuelvan a incorporarse al mercado laboral andaluz”.

De este mismo análisis, ha señalado que Málaga, Sevilla y Granada son las principales provincias de acogida. Otro dato importante que ha destacado el vicepresidente es que Reino Unido, Francia o Alemania son los países desde los que se producen más llegadas también en 2015 -como ya ocurrió en el 2014-, mientras que Marruecos, EEUU, Argentina o Venezuela, empiezan a destacar como países desde donde se inicia el retorno a Andalucía. Según ha explicado, gran parte de esos países son también los que atraen una mayor cantidad de las salidas en los últimos años, “de lo que podría deducirse que tiene un notable peso las migraciones por un corto periodo de tiempo, por parte de personas que van y vienen de estos países”.

En su opinión, este análisis obliga a la Administración a “conceder un nuevo impulso y una nueva perspectiva de la orientación de las políticas hacia el retorno de los emigrantes” y un “nuevo planteamiento” que se recogerá en la Estrategia Integral. En este sentido, ha explicado que la estrategia abarcará hasta 2018 y, al término de su vigencia, se procederá a su evaluación dentro del Informe de Evaluación Cuatrienal de la Ley 8/2006, de 24 de octubre, del Estatuto de los Andaluces en el mundo.

Respecto de los trabajos llevados a cabo, ha destacado el “profundo análisis” de las estadísticas oficiales, con objeto de conocer el volumen de la población retornada y sus principales características sociodemográficas, así como de las personas que están saliendo estos últimos años. Entre otros aspectos, el vicepresidente ha subrayado que los motivos familiares o de pareja (37%), suelen ser las principales razones del retorno, seguida por el simple deseo de volver (28,1%) o la decepción al llegar al destino (22,4%), que se da más habitualmente entre los hombres (31,2%) y más, concretamente, en el grupo de edad entre 26 y 45 años (37,5%).

Otros factores con menor incidencia que motivan el retorno a la comunidad son señalados por Jiménez Barrios son perder el empleo en el extranjero, finalización de estudios, no encontrar trabajo, problemas legales o el elevado precio de la vivienda, entre otros.

Junto a ello, ha indicado que se ha abordado una aproximación a sus necesidades y demandas concretas “con el fin de detectar cuáles son las principales áreas de interés para las personas retornadas y en qué ámbitos”. Además, ha explicado que se ha efectuado un análisis de política comparada, buscando buenas prácticas en la normativa y la actividad de otras administraciones autonómicas españolas, así como de otros países extranjeros.

En cuanto a las necesidades y demandas detectadas hay que destacar que la mayor es la de “encontrar trabajo en España”, seguida por la necesidad de proveer a las personas de mayor información y de apoyo en la realización de los complejos trámites y gestiones a que se ven obligadas para hacer valer sus derechos, solicitar determinadas prestaciones o cumplir con las obligaciones ordinarias de la ciudadanía, sobre todo, por parte de los individuos más mayores que poseen menos formación.

Como ejemplo de esta problemática, ha señalado la regularización de la Agencia Tributaria de las pensiones públicas que los emigrantes retornados reciben del extranjero. Así, ha recordado que, con el fin de asistir en este asunto a todos los afectados, “en su mayor parte, personas que emigraron al extranjero durante las décadas de los años 50, 60 y 70, así como en otras cuestiones que se les plantea”, la Consejería de Presidencia y Administración Local consideró conveniente incrementar los recursos con los que cuentan las asociaciones de retornados que actúan como agente intermediario y que, desde hace décadas, vienen desarrollando una valiosa actividad entre este colectivo y la Administración.

Sistema de atención y asistencia jurídica

Con este objetivo, ha señalado que el pasado mes de julio se firmó un convenio con la Federación Andaluza de Asociaciones de Emigrantes y Retornados con objeto de crear un sistema de atención y asistencia jurídica “que permita conceder un mejor y mayor soporte a las necesidades de esta población”. En el marco de este convenio, ha señalado que la Federación ha contado, en 2016, con una aportación de la Consejería de Presidencia de 60.000 euros con el fin de que, en cada provincia andaluza, se constituya un punto de atención e información, así como de asistencia jurídica a los emigrantes retornados en su proceso de vuelta a Andalucía. Asimismo, ha destacado que para el próximo ejercicio presupuestario de 2017 se ha previsto incrementar este compromiso, aumentando esta aportación hasta los 70.000 euros.

El vicepresidente ha informado de que, desde el inicio de su puesta en marcha, el 1 de septiembre y hasta el 31 de octubre, este punto de información y asesoramiento jurídico a emigrantes retornados ha atendido más de 2.300 consultas en las diferentes asociaciones de emigrantes retornados, y que se estima que las mismas puedan alcanzar las 4.500 a finales de año.

Finalmente, con respecto a otras demandas detectadas, ha señalado que los retornados también establecen la ‘Homologación de estudios’, particularmente, entre la población con edad más joven, y ha destacado que no se observan necesidades especiales en materia de asistencia sanitaria, “dada la facilidad que encuentran los retornados para acceder a dichos servicios en Andalucía, así como en lo referido a los servicios sociales”.

En definitiva, ha explicado que se trata de un “amplio trabajo de análisis y de valoración de necesidades” que ha permitido elaborar ya un listado de medidas concretas a desarrollar que, antes de fin de año, esperamos acordar con los diferentes centros directivos y organismos de la Junta de Andalucía responsables, a fin de confeccionar el Plan de Acción definitivo y de iniciar su puesta en marcha el próximo año.

No obstante, ha explicado que la Junta ya viene desarrollando un importante compromiso con la población andaluza retornada mediante diversas líneas de actuación de la Administración autonómica. Así, ha recordado las subvenciones que la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales concede respecto a las personas emigrantes retornadas a través de una orden anual.

Así, ha indicado que, en la última convocatoria tramitada en su totalidad, la correspondiente al año 2014, se concedieron ayudas a entidades privadas para la atención de personas andaluzas emigrantes retornadas por un importe total de 185.010 euros. Asimismo, ha señalado que, en estos momentos, se está finalizando, en algunas provincias, la tramitación de la convocatoria de subvenciones correspondientes al año 2016.

Además de ello, ha subrayado que la Consejería de Educación garantiza el acceso de la población retornada en edad escolar a los planes de compensación educativa, con el fin de prevenir posibles situaciones de desigualdad.

Junto a estas líneas, ha indicado que la Consejería de Fomento y Vivienda, en función del Plan de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía 2016-2020, considera a los emigrantes retornados como sujetos destinatarios de las viviendas protegidas, incluyéndolos como grupo social con especiales dificultades para el acceso a la vivienda.

Igualmente, ha explicado que la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio tiene puesto en marcha el programa del retorno del talento, con el objetivo de facilitar el regreso de andaluces que estén desarrollando su actividad laboral en el extranjero y deseen incorporarse al mercado laboral andaluz. Un programa que se articula a través de una línea de incentivos a la contratación y otra de ayuda asociada al traslado de residencia para apoyar a la persona trabajadora con algunos de los gastos de traslado.

Sobre este programa, que ha explicado que se mantiene abierto en tanto en cuanto se disponga de fondos, ha destacado las 32 solicitudes para la línea de incentivos por un importe de 920.000 euros. De estas solicitudes, ha indicado que se han concedido hasta la fecha cuatro, por un importe de 160.000 euros, y que se encuentran otras 13 en fase de estudio, por valor de 520.000 euros.

Asimismo, ha apuntado que se han solicitado un total de 18 ayudas asociadas al traslado por importe de 134.146 euros de los cuales dos se han resuelto favorablemente, lo que supone una cantidad de 21.235,68 euros concedidos, y que ocho se encuentran en estudio por la cantidad de 46.822,91 euros.

El vicepresidente ha explicado que todo este apoyo se presta en un contexto en el que el fenómeno migratorio ha recobrado intensidad en Andalucía, durante los últimos ejercicios, que ha pasado de ser una tierra de recepción de personas en dificultades a, nuevamente, ser una región que pierde población en términos de movimientos migratorios. En concreto, ha señalado que el número de andaluces en el extranjero se ha incrementado, desde el año 2010 y según el último Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero, en casi 82.000 personas, hasta alcanzar la cifra de 264.385 personas, a fecha de 1 de enero de 2016.